El PL celebra el Día de la Liberación de Impuestos clausurando la AFIP

Este viernes a las 13 horas en la sede central de la AFIP el Partido Liberal Libertario (PL) se manifestará festejando el Día de la Liberación de Impuestos y realizará una clausura simbólica del edificio ubicado en Hipólito Yrigoyen 370, Ciudad de Buenos Aires.

Diferentes estudios revelan que la carga impositiva del "contribuyente" es aproximadamente del 50% de sus ingresos, por lo que, aunque mucha gente no lo sepa, trabajamos medio año para mantener al Estado.

Trabajos realizados, como por ejemplo el del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), detallan casos como el del empleado que "cobra" un salario bruto de $ 3.614, pierde aportes personales por un 13,8% mientras su empleador aporta un 18,7% en concepto de contribuciones patronales, por lo que recibe en mano sólo $ 3000, con los que paga los siguientes impuestos indirectos: nacionales como el IVA, internos y específicos por un 10,3%, provinciales como Ingresos Brutos por el 1,7% y un 0,9% en tasas municipales. Esta presión impositiva supera el escandaloso 45%. Todo esto sin contar el peor de los impuestos que nuevamente aqueja a todos los argentinos, sobre todo a los que menos tienen: la inflación.

Mientras que el Estado argentino se dedica a financiar barbaridades como Aerolíneas Argentinas y Fútbol para Todos en un esquema fiscal centralizado que reemplazó el federalismo por la discrecionalidad, la dependencia del Estado y la corrupción, los "contribuyentes" vemos atónitos cómo la mitad de nuestro trabajo va a parar al baño de Felisa Miceli, a las campañas políticas del gobierno, a los bolsillos de Schoklender y al resto de los privilegios de la clase política.

Abogamos por la vuelta al federalismo, dejando atrás la nefasta Ley de Coparticipación, por una baja de todos los impuestos, por un recorte a las funciones del Estado y porque no, buscando que la gente abra los ojos para comenzar a considerar la opción de un día dejar de financiar a sus verdugos y de una vez por todas proclamar la rebelión fiscal.